Comparte

El estilo de vida actual implica, en términos generales, que no cuidemos como deberíamos nuestra alimentación. Abuso en grasas saturadas, transgénicos, harinas refinadas, exceso de azúcares, alimentos procesados, comprometen en demasía nuestra salud, provocando desordenes nutricionales que se traducen a la postre en enfermedades.

 

 

 

¿Por qué es beneficiosa la dieta paleolítica para nuestra salud?

 

La dieta paleolítica o dieta del hombre paleolítico, nos aporta los nutrientes esenciales que necesitamos para mantener una salud óptima. Los primeros recolectores-cazadores incorporaban en su alimentación plantas silvestres y animales salvajes. Una dieta compuesta principalmente de frutas, frutos secos, raíces, verduras, carne y pescado.

En la actualidad la mayoría de los alimentos están procesados, abusando en exceso de este tipo de alimentación. Los azúcares y aceites refinados, el exceso de sal en nuestra dieta o el consumo de grasas saturadas, hacen que nuestro organismo se resienta y provoque enfermedades inflamatorias que no existían en la antigüedad.

Una dieta paleo es un plan de alimentación basado en alimentos similares a los que existían en la época de los primeros humanos. Con la aparición de la agricultura cambió el tipo de alimentación, incorporando a su dieta lácteos, cereales y legumbres como alimentos de primera necesidad adicionales en la dieta humana.

Este cambio sobrepaso la capacidad de adaptación del organismo frente a estos nuevos alimentos. De ahí que nuestro cuerpo tenga dificultades gastrointestinales, estomago irritado o ciertas intolerancias alimentarias como a la lactosa o al gluten.

El objetivo de este tipo de alimentación se basa primordialmente en dos premisas: la asequible y fácil planificación tus comidas y la perdida de peso, manteniendo en todo momento un estado de salud optimo: reducción los niveles de glucosa en sangre, control de la presión arterial, niveles bajos de triglicéridos y mayor control del apetito.

 

«Alimentos que no debes incorporar a la dieta paleólítica: los lácteos ya que acidifican la sangre y pueden producir intolerancias como la lactosa. Las semillas son más pobres en minerales y vitaminas en comparación a las frutas y frutos secos, sin olvidarnos que contienen gluten. Y por último las legumbres, nuestro cuerpo no es capaz de absorber todas sus propiedades nutricionales y suelen ser más indigestas.»

 

¿Qué podemos comer en la dieta paleolítica?

 

En términos generales podemos comer toda clase de frutas, vegetales, frutos secos, carnes magras, pescados con alto contenido en grasas saludables omega 3 y aceites no refinados. Por el contrario debemos evitar alimentarnos con cereales, legumbres, productos lácteos, azúcares refinados, sal y alimentos procesados en general.

Conociendo estas premisas podemos configurar un menú dieta paleolítica que mejor se ajuste a nuestra estilo de vida. No podemos olvidar que este tipo de dieta hace hincapié en beber agua y tener un estilo de vida físicamente activo, ya que el sedentarismo no era propio de los primeros humanos.

Podemos concluir que la dieta del paleolítico puede ayudarte a perder peso o a mantenerlo, además de beneficiarnos de otros efectos sobre la salud. Sin embargo, no hay ningún estudio clínico a largo plazo acerca de los posibles riesgos y beneficios sobre esta dieta.

 


Comparte
Tienda Online