Comparte

La disfunción eréctil es un problema sexual que afecta a los hombres y más concretamente a partir de cierta edad. De su tratamiento depende, en gran medida, que pueda afectar en sus relaciones tanto de pareja, familiares e incluso sociales.

disfunción eréctil

Causas

En este artículo vamos a tratar la disfunción eréctil del órgano masculino, ya que también son órganos eréctiles los femeninos como son el clítoris, aunque menos desarrollado, y los pezones de las mamas de la mujer.

Dicho esto entendemos que la disfunción eréctil en hombres es la incapacidad para alcanzar y mantener una erección que posibilite una relación sexual satisfactoria en la pareja.

En cambio cuando utilizamos el término impotencia hacemos referencia exclusivamente al hombre. La impotencia es la pérdida de la capacidad de practicar relaciones sexuales, o sea la supresión de la erección aun conservando deseo sexual.

» La disfunción eréctil no es una enfermedad, sino un síntoma que afecta a vasos sanguíneos y nervios eréctiles encargados de la erección.»

Las causas de la disfunción eréctil pueden ser muy diversas desde psicológicas debido a cuadros depresivos, estrés, ansiedad, como causas de tipo vascular como falta de bombeo de la sangre en las cavidades carnosas que implican la erección, diabetes, colesterol alto, hipertensión o obesidad.

También podemos encontrar causas neurológicas como lesiones en la médula espinal o esclerosis múltiple. Otras menos frecuentes son las que afectan a la falta de hormonas masculinas y a las de tipo farmacológico, en especial las que tratan problemas de hipertensión.

Síntomas y diagnóstico

Unos de los principales síntomas en la disfunción eréctil es la incapacidad persistente del miembro masculino para conseguir y mantener una erección de calidad que sea satisfactoria dentro de una relación sexual.

Se calcula que este tipo de síntomatología en España afecta a uno de cada cinco hombres. Esta imposibilidad de mantener una erección de calidad puede ser transitoria o habitual. Las causas como hemos visto anteriormente puede ser diversas y dependen de muchos factores.

» Uno de los valores que recomiendan los especialistas es evaluar los niveles de testosterona.»

Aunque en España aún existen prejuicios o pudor a acudir al especialista, en este caso el urólogo, es necesario someterse a pruebas médicas así como a las revisiones pertinentes para realizar un adecuado diagnóstico.

Una de las primeras medidas a adoptar es la realización de una especie de test o entrevista con el especialista para determinar las posibles causas de puedan afectar al paciente, desde las psicológicas hasta las fisiológicas. En dichas valoraciones también se tendrá en cuenta la ingesta de fármacos, tabaquismo, diabetes, hábitos alimenticios, actividad física, entre otros.

Tratamiento

La mayoría de médicos especialistas adoptan medidas inicialmente conservadoras para tratar los problemas de disfunción eréctil. Esto supone, en principio, tratamientos no invasivos como cambiar nuestro estilo de vida, una mejor alimentación y la realización de actividad física regular de forma moderada.

Siempre que adoptemos un tratamiento con anhibidores como la viagra y el cialis o estimuladores inyectables como el Caverject, cuyo principio activo es el alprostadil, debemos estar en todo momento bajo la supervisión y aprobación de nuestro especialista.

» Niveles bajos de zinc en nuestro organismo pueden reducir los niveles de testosterona.»

Existen tratamientos naturales para mejorar las relaciones íntimas como complementos alimenticios a base de extractos de plantas medicinales como la maca andina, la damiana, el ginkgo biloba, el ginseng o el tribulus.

También podemos encontrar productos para la disfunción eréctil que en su formulación contengan aminoácidos como la L-Arginina que mejora la circulación sanguínea gracias a su propiedad vasodilatadora. Los minerales como el zinc también son necesarios para mejorar los niveles de testosterona.

Por último, nombrar otros tratamientos como la medicina regenerativa con inyecciones en el pene con plasma rico en plaquetas. En casos más graves, se puede recurrir a la cirugía con la implantación de prótesis en el pene.



Comparte
Tienda Online