Comparte

Cada vez somos más conscientes de la importancia de proteger y cuidar nuestra piel. La exposición prolongada a elementos externos como rayos solares, contaminación y climatología sin la protección adecuada, puede afectar a la salud y al aspecto de nuestra piel.

 

 

Protege tu piel de los elementos externos nocivos

 

Nuestra piel es sometida casi sin darnos cuenta a una serie de factores externos que perjudican y dañan nuestra epidermis. Estos elementos pueden provocar y acelerar el deterioro y envejecimiento de nuestra piel. En este artículo te daremos algunos consejos útiles para cuidar y mimar tu piel de forma sana y natural.

 

Uno de los factores externos a tener en cuenta son los climatológicos. Temperaturas muy altas o muy bajas afectan a la estructura de la piel modificándola. Largas exposiciones a la radiación solar o también el viento son elementos que afectan nuestra piel. Por ello se hace necesario la utilización de cremas protectoras que ayuden a hidratar y resguardarnos de estos efectos nocivos para nuestra piel.

 

La crema hidratante para manos secas ayuda a tratar los síntomas de tirantez y sequedad. Las zonas como las manos y la cara son más sensibles a padecer estos efectos externos, ya que quedan totalmente expuestos en la época invernal. Por ello se recomienda la utilización de ciertas prendas de invierno como guantes y bufandas para protegernos del frío.

 

» Se calcula que el tabaquismo favorece el daño oxidativo y acelera el envejecimiento celular. Provocando la aparición de arrugas y modificando la tonalidad y el brillo de la piel

 

La contaminación medioambiental se suma a los ataques propios de los rayos UVA/UVB, provocando un rápido envejecimiento a nivel celular de la piel con la aparición prematura de manchas y arrugas. Las partículas contaminantes tales como el dióxido de nitrógeno o elementos y sustancias volátiles nocivas invisibles quedan depositadas en los poros de la capa epidérmica. Por ello es básico limpiar diariamente el rostro utilizando productos naturales que ayuden a eliminar estas partículas. Para ayudarte a este propósito conoce los mejores protectores para tu piel y luce una piel sana y radiante.

 

» Un buen consejo para mantener una piel radiante, es limpiar el rostro diariamente de impurezas y suciedad, dejando la piel libre de bacterias y células muertas. Esto permite que se oxigene la piel y se mantengan los poros limpios sin obstrucciones.«

 

El estrés, la ansiedad o la falta de sueño también perjudican seriamente la salud de nuestra piel. El estrés crónico puede intervenir de forma directa en el envejecimiento celular de la piel. Estos estados anímicos modifican y originan el decaimiento de la permeabilidad dérmica, deteriorando sus función principal como protector de la epidermis. Cambiar nuestro estilo de vida ayuda a cuidar y proteger nuestra salud de forma general. Adoptar hábitos saludables como ejercicio físico de froma regular, adoptar una alimentación sana y equilibrada y tener una actitud positiva ayuda a este propósito.

 

Por último una mala alimentación influye de forma negativa en la salud epidérmica. Se calcula que pueden ser la responsable de la aparición del 30% de las arrugas si optamos por malos hábitos nutricionales. Una dieta rica en antioxidantes, productos frescos como verduras y frutas ayudan a mantener una piel sana y natural.

 

 

Cuidado natural de las manos y el rostro

 

En una sociedad donde cada vez se da más relevancia al cuidado personal, la salud de nuestra piel no ha sido una excepción. La cosmética actual aporta grandes ventajas y beneficiosos para nuestra salud. La utilización de tratamientos específicos para cada tipo de piel ayudan a mejorar sensiblemente nuestros rostros y la salud de nuestra piel.

 

El cuidado de la cara se divide en el rostro facial, labios y ojos. Los labios son una capa muy fina y sensible que debe ser nutrida e hidratada de manera constante, especialmente en los meses fríos con bálsamos labiales como por ejemplo la manteca de karité y vitamina E.

 

El contorno de ojos debe ser tratado con aceites vegetales, sueros y complejos proteínicos. Su función, además de la estética, es la de nutrir, hidratar y reparar los efectos visibles de la fatiga, ojeras de líneas de expresión y bolsas bajo los ojos.

 

Para la limpieza del rostro se aconseja tónicos y lociones, así como desmaquillantes. Las cremas faciales nos aportan hidratación y nutrición según cada tipo de piel. Las aguas y aceites faciales también ayudan a relajar y regenerar la piel del rostro.

 

» Consejos la mantener tu piel radiante y sana: beber agua, una correcta y equilibrada alimentación, protege tu piel de los rayos solares, realiza actividad física de forma regular y moderada, controla los niveles de estrés y ansiedad, ten un sueño de calidad y realmente reparador de al menos 7 horas y utiliza productos cosméticos de origen natural sin elementos químicos.»

 

Por último hablaremos del cuidado de las manos. Con ellas realizamos la mayoría de actividades del día, exponiéndolas a distintos tipos de agresiones externas. Las manos se resecan por el efecto del calor o el viento, se cortan y agrietan por causa del frío. Por ello es importante utilizar cremas protectoras e hidratantes para cuidar y regenerar la piel de las manos. Los jabones de manos también ayudan a limpiar e hidratar, además de tener un efecto calmante.

 

 


 


Comparte
Tienda Online