Comparte

Tras una cirugía de implantes dentales donde se emplea una prótesis transitoria fija, el especialista te aconsejará realizar una dieta blanda. Ello significa que deberás comer alimentos blandos para ayudar a consolidar el proceso de unión entre el implante y el hueso.

Cirugía de implante dental y su osteointegración

La cirugía de implantes dentales es una técnica que sustituye la falta de piezas dentales o dañadas por tornillos, también llamados pernos, sobre el cual se asienta un diente artificial.

 

» Los dientes artificiales dentro de la implantología deben tener el mismo aspecto y cumplir con la misma función que el diente a sustituir».

La implantología dental asegura un soporte sólido de los implantes en el hueso de la mandíbula. La osteointegración es el proceso que consolida la unión del torno en su integración con la estructura ósea.

 

La planificación previa a la cirugía por el medico especialista es crucial para garantizar el éxito del tratamiento. Abarcando desde el estudio de la mandíbula, hasta las posibles enfermedades bucodentales, tipos alergias a medicamentos, anestesia…

 

Tras la cirugía de implantación dental debemos conocer una serie de pautas a seguir para ayudar a la correcta cicatrización de la herida e integración de la pieza o piezas dentales.

 

«Durante el proceso de la osteointegración el hueso de la mandíbula se desarrolla hasta lograr su total soldadura con nuevo implante dental.»

Alimentación tras un implante dental

Durante el proceso de cicatrización que será de alrededor de 3 meses, debemos ser muy cuidadosos con la atención de los nuevos implantes para garantizar el éxito de la cirugía dental.

 

Además de las pautas de higiene recomendadas por el dentista especialista como los enjuagues bucales, cepillado, antiinflamatorios…, la dieta juega un papel fundamental durante este tratamiento.

 

Se recomienda una dieta blanda tras la cirugía de un implante dental. Los alimentos fríos como líquidos, gelatinas, helados, yogures, cremas o batidos, ayudan a disminuir la inflamación y el sangrado durante los primeros días.

 

«Alimentos muy calientes, ácidos y picantes no son aconsejables ya que irritarían y provocarían el efecto contrario al deseado.»

 

A medida que van pasando los primeros días la dieta, esta debe estar compuesta por alimentos blandos, pudiendo tomarlos calientes ya que no existe riesgo de hemorragia.

 

Con una dieta blanda favorecemos el proceso de osteointegración. Al masticar poco o nada, ayudamos a acostumbrarnos a esta nueva situación bucodental.

 

«Tratar de evitar alimentos con pepitas o grano que puedan dañar la herida mientras no se cicatrice. También queda prohibido en consumo de tabaco y bebidas alcohólicas.»

El tiempo que debemos mantener una dieta blanda después de colocar los implantes oscilará entre una o dos semanas, ello dependerá de la cirugía practicada.

 

Es conveniente masticar por el lado no intervenido, en la medida de los posible, mientras dure todo el proceso de integración bucodental.

 

Tras la primera revisión y una vez retirados los puntos, el paciente podrá, bajo recomendación medica, ir incorporando a su dieta pescado, tortilla, verduras bien cocidas y fruta madura o triturada.

 

Únicamente al final del proceso de integración debemos incorporar alimentos más sólidos y siempre bajo la recomendación de nuestro odontólogo.

 

 


Comparte
Tienda Online