Comparte

Para considerar que una dieta es sana y equilibrada debe ante todo satisfacer todas nuestras necesidades nutricionales básicas. Una alimentación sana deberá contener todos los nutrientes y las cantidades adecuadas en función de nuestras características personales: sexo, edad, altura y estilo de vida.

 

 

 

Una correcta alimentación mejora nuestra calidad de vida

 

Nuestra alimentación debería conformar el pilar básico en la que se desarrolla todo nuestro estilo de vida. Una nutrición adecuada y equilibrada va a condicionar muchos factores de nuestro día a día como la salud, estado de ánimo, familia, trabajo, relaciones sociales, enfermedades, deporte, etc…

 

¿ Como debería ser una alimentación sana y equilibrada ?

 

Toda aquella alimentación que nos garantice todos los macronutrientes y micronutrientes que necesitamos para sobrevivir. Ayudando a nuestro organismo a prevenir la malnutrición, enfermedades como la diabetes o el cáncer o distintas afecciones.

Tener los conocimientos elementales para confeccionar una dieta saludable es esencial. La web foodbest.eu pone a tu disposición una gran variedad de recetas y consejos saludables para que empieces a cuidarte de forma sencilla y cómoda.

 

¿ Qué valores nutricionales debemos considerar para una configurar una dieta sana ?

 

Nutricionalmente debemos tener en cuenta 3 valores principales como los hidratos de carbono, proteínas y grasas. El valor calórico de los tres es diferente, no es lo mismo 100kcal de pastel de dulce de leche, que de pescado o una salsa vinagreta. Por ello es importante reconocer muy bien los nutrientes.

 

Conocer bien los nutrientes resulta esencial a la hora de realizar una dieta saludable.

Los glúcidos son hidratos de carbono que se pueden liberar en nuestro organismo de forma rápida (azúcares) o de forma lenta (pan, pasta, legumbres). Los glúcidos nos aportan energía y se almacenan en los músculos y el hígado.

Los lípidos o grasas suministran energía y vitaminas liposolubles A, D y E. Tenemos que distinguir entre grasas saludables (insaturadas) o saturadas. Las saturadas son las enemigas de cualquier dieta, ya que se almacenan en el tejido adiposo en forma de triglicéridos pudiendo ocasionar problemas cardiovasculares.

Las proteínas son esenciales para la vida y ayudan a la construcción y recuperación del tejido muscular. La proteína de origen animal contiene un alto valor biológico frente a la de origen vegetal. En personas en edad de crecimiento, tercera edad o embarazadas son especialmente necesarias.

 

Otros valores nutricionales a considerar son la fibra (no aporta calorías) pero es imprescindible para regular el transito intestinal. Los micronutrientes como las vitaminas, antioxidantes y minerales con esenciales para que se desarrollen todas las funciones metabólicas de nuestro organismo correctamente.

 

 

¿ Que tipo de alimentos son más beneficiosos para nuestra salud ?

 

Debemos tener muchas consideraciones a la hora de establecer unos hábitos de alimentación saludables y equilibrados. La cantidad, la variedad, su preparación, etc…son variables a respetar si queremos establecer unas saludables rutinas que no sean flor de un día.

 

Alimentos prohibidos por su alta acidez: Dulces, pasteles, helados, refrescos, salsas, chocolate con azúcar vinagre, carnes rojas, alimentación procesada, quesos curados, zumos concentrados, alcohol, endulzantes artificiales, azúcares y harinas refinadas, pasta y arroz blanco, mermeladas, repostería y bollería en general, etc…

 

Pautas alimentarías para una vida saludable y equilibrada

 

La variedad en la elección de los alimentos es esencial para conseguir este propósito. Cereales, frutas, verduras, aceites no refinados, carnes, pescados, etc… son algunos de los alimentos que debemos aportar a nuestra dieta.

Los hidratos de carbono como la fruta, cereales y legumbres debemos tomarlos tanto en el desayuno como el almuerzo o entre horas si tenemos una intensa actividad física. Nunca por la noche antes de dormir ya que no podemos asimilarlos y se trasforman en grasas en nuestro cuerpo.

Las carnes deben ser magras con bajos niveles de grasas en sus tejidos, los pescados mejor azules altos en omega 3 (ácidos grasos saludables). Es recomendable cenar una buena fuente de proteína ya que aporta muy pocas calorías y nos ayuda a reconstruir músculo.

Los frutos secos y semillas como la chía, nueces, lino, almendras, etc…representan una gran fuente de minerales, vitaminas y energía que asimilación lenta. Además de ser una excelente fuente de proteínas y grasas saludables.

Las hortalizas y vegetales no deben faltar nunca en la lista de la compra. Nos aportan vitaminas y minerales, y nos ayudan a rehidratarnos. Son fuente de antioxidantes como la remolacha, zanahoria, frutos secos, etc…

El agua debería ser la bebida principal de cualquier persona. La hidratación es importante para el correcto funcionamiento de nuestro organismo, beber entre un 1l 1/2 y 2l sería lo aconsejable. Mucha gente le cuesta beber agua, prueba con infusiones.

La mayoría de alimentos llevan en su composición sodio (sal común). Dosis elevadas de este mineral pueden producir hipertensión además de retener líquidos en nuestro organismo, sin ayudarlo a desintoxicarlo.

La moderación a la hora de elegir la cantidad a consumir en de vital importancia. Las proporciones deben ser adecuadas en función de nuestras necesidades. Sobrecargar las digestiones derivan en muchos problemas y molestias gástricas.

Además de las pautas alimenticias debemos tener buenos hábitos de vida como dormir un mínimo de entre 7/8h al día, realizar alguna tipo de actividad física regularmente, no fumar y beber alcohol, y mantener el la medida de lo posible una mentalidad frente a la vida positiva.

 

 


Comparte
Tienda Online