Comparte

En los últimos años los irrigadores dentales han entrado con fuerza en nuestras casas. Estos aparatos ayudan a mantener una buena y correcta salud bucodental. Cómodamente desde casa puedes conseguir de forma profesional unas encías y dientes sanos y fuertes, frente a los ataques de la placa bacteriana.

 

¿Qué son los irrigadores dentales?

 

Los irrigadores dentales son unos instrumentos destinados a la limpieza complementaria bucodental diaria. Además del cepillado, hilo dental y enjuague bucal de normalmente utilizamos diariamente para la limpieza bucodental, los irrigadores dentales ayudan a completar la acción de limpieza eliminando con suavidad y eficacia la placa bacteriana causante principal de las temidas caries.

 

Estos dispositivos similares a los que utilizan los dentistas profesionales, utilizan la presión del agua para limpiar con mayor profundidad y eficiencia los restos de comida especialmente en zonas difíciles, donde el cepillado ni el hilo detal alcanzan. Además de protegernos de la placa bacteriana, los irrigadores bucales ayudan a estimular las encías con un suave masaje.

 

irrigadores waterpik

 

+ información

 

 

Tipos de irrigadores dentales

 

Antes de elegir un buen irrigador dental debemos considerar varios factores como la potencia de presión del agua, su manejabilidad, dimensiones y por supuesto su precio. En el mercado podemos encontrar distintos modelos y marcas como Waterpik o Oral-B en función de nuestras necesidades y preferencias. Por ello vamos a seleccionar en este artículo los mejores irrigadores que existen actualmente para que puedas elegir la mejor opción. Conocer todo sobre irrigadores dentales, como funcionan, como se utilizan e incluso como limpiarlos, te permitirá escoger su dispositivo bucal ideal con mayor garantía.

 

Podemos encontrar irrigadores inalámbricos muy compactos e ideales para viajes o desplazamientos gracias a su pequeñas dimensiones o irrigadores de sobremesa con mucha más capacidad en su depósito y con más funciones. Los tipos de boquilla de irrigadores son los que debemos prestar atención en función de su utilidad. Existen boquillas con cepillo, para la limpieza lingual, de uso periodental o ortodóntico, para la eliminación de placa bacteriana y simplemente la boquilla clásica.

 

» Recuerda que la utilización de un irrigador dental no sustituye de ninguna manera el correcto cepillado bucodental diario, sino que lo completa.»

 

Utilización de los irrigadores dentales

 

Antes de elegir un irrigador dental hay que prestar especial atención a la finalidad del dispositivo en función de nuestras necesidades. Por ello y en primer lugar, debemos elegir que tipo de boquilla se adapta mejor a tus necesidades bucodentales.

 

Habitualmente cuando decidimos comprar un irrigador dental suelen contener uno o dos boquillas de formato clásico de uso diario. Pero como hemos comentado anteriormente existe varios modelos de boquillas en función de sus distintos usos. Las boquillas son fáciles de intercambiar, normalmente basta con un simple click y ya esta preparada para su utilización.

 

Como sabéis los irrigadores contienen un pequeño depósito de agua de fácil rellenado. Normalmente se utilizará agua a temperatura normal, pero en algunas ocasiones debido a la sensibilidad dental y de encías podamos utilizar agua con temperatura algo más tibia. También se puede añadir algún tipo producto especialmente indicado para potenciar y aumentar los efectos beneficiosos de los irrigadores.

 

» Recordar de los irrigadores dentales no sustituyen al cepillado diario con cepillo e hilo dental, sino que sirven para complementar y aumentar la limpieza bucodental diaria del usuario.»

 

Antes de dar comienzo nuestra limpieza bucodental diaria, debemos seleccionar la presión del agua. En condiciones normales para una correcta limpieza la presión deberá ser relativamente superior. En aquellos casos que tengamos sensibilidad al sangrado de las encías, deberemos seleccionar un nivel de presión más bajo para evitar este inconveniente.

 

La mayoría de dispositivos contienen la función pause, que nos permitirá parar la presión del irrigador momentáneamente desde la misma cánula. Al iniciar la limpieza debemos inclinar ligeramente nuestro cuerpo hacia delante a la altura del lavado para que caiga el agua que sale de nuestra boca al desagüe.

 

Durante la limpieza debemos inclinar nuestro irrigador con un ángulo de 90º respecto a las encías. Se debe prestar especial atención a las zonas de la boca de difícil acceso que más restos de comida y suciedad se puedan acumular. Recordar por último que el agua del depósito debe cambiarse cada vez que utilicemos el dispositivo para evitar la proliferación de bacterias en el depósito.

 

 

 

Beneficios de los irrigadores bucales

 

El uso de estos dispositivos está ayudando a muchas personas a mejorar su salud bucodental cómodamente desde su domicilio. Estos aparatos eran utensilios limitados exclusivamente a consultas de dentistas. Con el avance de la tecnología y los nuevos materiales podemos disfrutar de los beneficios para nuestra salud bucodental de los irrigadores bucodentales desde casa.

 

Su uso de manera diaria ayuda a reducir los niveles de placa bacteriana de nuestros dientes y encías de forma más eficaz que únicamente con el cepillado y el hilo dental. Como sabemos la disminución de placa bacteriana en nuestros dientes disminuye el riesgo de contraer caries.

 

Los irrigadores bucales intervienen en la reducción de la inflamación y el sangrado de encías. Sabemos que unas encías fuertes y sanas mejora la calidad de nuestra dentadura a largo plazo. Su utilización de forma diaria de los irrigadores dentales proporciona una sensación de frescor y limpieza mayor.

 

En definitiva, la utilización diaria de irrigadores dentales mejora nuestra salud bucodental evitando a la postre problemas derivados de una inadecuada higiene. La reducción de placa bacteriana dental ayuda a reducir y evitar las temidas caríes. Su uso regular ayuda a reducir enfermedades tales como la gingivitis o la periodontitis.

 


 


Comparte