Comparte

Desde la antigüedad las plantas medicinales se han utilizado tradicionalmente para prevenir y tratar distintas dolencias y enfermedades. Sus principios activos ayudan a aliviar y proteger nuestra salud de forma natural. No posee, en términos generales, de los temidos efectos secundarios.

Alternativa natural de las plantas medicinales

Las plantas medicinales nos llegan directamente de la naturaleza en estado puro para ayudarnos a protegernos y reponernos de las distintas dolencias o enfermedades que sufrimos durante nuestra vida. La herboristería ha representado durante muchos siglos la única fuente de curación. Ya desde la antigüedad existía una amplia lista de plantas medicinales para todo tipo de usos.

En la actualidad, a pesar de los increíbles e imparables avances de la medicina convencional, la confianza en el poder curativo de las plantas sigue estando arraigado en nuestra sociedad. Tratarnos de forma sana y natural, no es cosa únicamente del pasado, es una realidad que mejora nuestra calidad de vida.

Cada planta posee unas propiedades que las hacen únicas para el tratamiento natural de las distintas patologías. Las plantas medicinales contiene muchos atributos a la hora que mejorar nuestro organismo de forma natural. En cambio un medicamento convencional es mucho más especifico y directo frente a la dolencia a tratar, por ello contiene más efectos secundarios no deseados en comparación con las plantas.

Por ejemplo, los beneficios del zapote blanco son múltiples para nuestra salud y no solo para un determinado foco. Sus propiedades mejoran varios sistemas del organismo como son el inmunológico, el digestivo o el cardiovascular. Otras plantas como los beneficios tribulus son algo más específicas para el tratamiento hormonal de la testosterona y la libido.

» La fitoterapia es un método o alternativa natural para el tratamiento de dolencias corrientes no demasiado graves a través de los principios activos de las plantas.»

Hoy en día podemos encontrar los principios activos de las plantas tanto en aceites esenciales, comprimidos, perlas, cápsulas, tinturas, jarabes o en extractos de glicerina. Una de las formas más tradicionales de consumir las plantas medicinales es mediante las infusiones. Aunque con los nuevos avances tecnológicos cada vez existen nuevas y originales formas de beneficiarnos de todas sus propiedades de origen natural.

Ventajas de las plantas medicinales

Vamos a detallar de manera esquematizada algunos de los puntos a favor del uso de plantas medicinales para el tratamiento de muchas dolencias que en determinas situaciones debemos considerar frente a los medicamentos convencionales.

  • Las plantas ejercen un acción más global sobre el organismo gracias a su interacción entre sus diferentes principios activos a la hora de reparar nuestro organismo.

  • Las hierbas tienden a estimular la acción de protección y regulación del sistema inmunológico del organismo, preparándolo frente al ataque de agentes externos gracias a un mayor efecto preventivo.

  • Los efectos secundarios por mucho menores que la medicina convencional o química. Sus efectos son más suaves y progresivos que el obtenido en determinados medicamentos.

  • Su efecto aunque no es tan directo sobre el foco de la dolencia, es mejor tolerado por el organismo. Por ello, por regla general, pueden tomarse durante largos periodos de tiempo.

  • A diferencia de los medicamentos convencionales, que en general son recetados para el tratamiento de una dolencia muy concreta, las plantas tienen la propiedad de actuar sobre diferentes dolencias al mismo tiempo.

  • Las plantas pueden servir como un excelente complemento seguro de origen natural a tratamientos con medicamentos convencionales.



Comparte
Tienda Online