Comparte

 

 

Plantas medicinales para las piernas con varices

La mala circulación de las piernas tradicionalmente se ha tratado los efectos de la deficiencia del retorno venoso con fitoterapia. Existen en la naturaleza numerosas plantas que mejoran el flujo sanguíneo y tratan directamente este problema que afecta a una gran parte de la población.

 

Son plantas de tienen una acción preventiva para mantener una adecuada y correcta circulación sanguínea. Si es tu caso, en este articulo vamos a ayudarte a mejorar tu estilo de vida para contrarrestar en la medida de lo posible esas molestias que tanto nos afectan.

 

» Podemos encontrar en herbolarios plantas medicinales en formato blíster (bolsa) para realizar infusiones, en comprimidos y cápsulas, y también en extractos de plantas naturales.»

 

Las plantas medicinales ayudan a mejorar la circulación de las piernas contribuyendo a evitar el endurecimiento de las arterias mejorando su elasticidad, además contribuyen a fluidificar la sangre y previenen la aparición de posibles accidentes cardiovasculares.

 

Dentro de este conjunto de plantas medicinales se dividen en tres grupos: las antihipertensas (reducen la presión arterial), las venotónicas (tratan y previenen la insuficiencia venosa), las antihemorrágicas como la ortiga o la alfalfa, y por último las plantas anticolesterol

plantas para la circulación

 

Plantas Venotónicas 

 

El Ginkgo Biloba es la planta más utilizada para tratar los problemas de varices. Esta planta originaria de China y Japón, destaca por sus excelentes propiedades vasodilatadoras que ayudan a mejorar el corriente sanguíneo impidiendo que las plaquetas se depositen en las paredes de las arterias. Además actúa como un magnífico estimulante circulatorio, antiinflamatorio y vaso protector.

 

La Hammamelis también nos aporta flavonoides y taninos que ayudan a desinflamar y aliviar el dolor de las extremidades. De uso flebotónico, se recomienda en casos de varices, flebitis, hemorroides y otras afecciones derivadas de la insuficiencia circulatoria de retorno.

 

El Rusco es utilizada para tratar problemas de flebitis, varices, hemorroides y mala circulación en general. Esta planta produce una intensa acción sobre el sistema vascular. Asimismo, se emplea como preventivo en casos de trombosis.

 

El Castaño de Indias es otra planta venotónica con importantes propiedades estimulantes del sistema circulatorio. Además de ejercer una función vasoprotectora y antiinflamatoria. Este tónico venoso contiene un efecto protector de las paredes vasculares y resistencia capilar. Por ello se recomienda en tratamientos de pacientes con flebitis, hemorroides y úlceras varicosas.

 

Plantas Antihipertensas

 

Una de las más utilizadas para reducir la tensión es sin duda el ajo. Su efecto hipotensor provoca una inhibición de la liberación de catecolaminas. Además tiene efectos antiagragantes a nivel plaquetario que provoca una menor coagulación de la sangre (fluidificación). 

 

El Espino Albar tiene una función hipotensora sobre el organismo y mejora el sistema cardiovascular. Su acción vasodilatadora ayuda a mejorar la oxigenación de las células, además de ser un excelente sedante natural y relajante muscular.

Calidad de vida de las personas con varices

 

Vamos a tratar que dar unos sencillos consejos para mejorar la calidad de vida de todas aquellas personas que sufren de mala circulación. En muchas ocasiones sufren algunos de estos síntomas como entumecimiento en las piernas, calambres, pérdida de sensibilidad en las extremidades, hormigueo, dolor de cabeza, pesadez en las piernas, pies o manos moradas, venas varicosas, zonas de la piernas con más temperatura, etc… La insuficiencia del retorno venoso puede provocar uno o varios de estos síntomas.

Lo primero que debemos hacer si padecemos estas dolencias de forma crónica, es acudir al médico especialista para detectar las causas de lo provocan. Como hemos comentado anteriormente la calidad y el estilo de vida juega un papel muy importante en el tratamiento de las varices.

 

Una actitud positiva en el día a día es básico para mejorar los síntomas y hacer frente a dicho problema. Incorporar hábitos saludables a nuestra vida como una alimentación natural y equilibrada, un peso óptimo en función de nuestra altura y edad, y el ejercicio físico moderado como paseos en bicicleta, nadar o andar por lo menos 30′ al día, mejorará notablemente la circulación de las piernas, y por lo tanto la sintomatología de la insuficiencia venosa (varices).

 

Alimentación sana para mejorar la circulación sanguínea



Una alimentación sana y equilibrada debe ser la piedra angular para empezar a mejorar nuestra calidad de vida. El sobrepeso representa un gran inconveniente si sufrimos esta patología. Por ello debemos volver a reeducar nuestra alimentación, reduciendo al máximo la ingesta de sodio, eliminando o reduciendo drásticamente las grasas saturadas.

 

Los alimentos ricos en vitamina C como pomelos, naranjas, limones, limas, kiwis, arándanos, moras, fresas, espinacas, perejil, entre otros alimentos ayudan a prevenir coágulos de sangre, además de fortalecer las arterias y los capilares. También debemos beber entre 1,5 a 2 litros al día de agua, esto ayudará a reducir la presión arterial y eliminar toxinas.


Los alimentos ricos en ácidos grasos Omega 3 como el aceite de oliva virgen, el lino, la onagra, el pescado azul o la alga espirulina, nos ayudaran a rebajar los niveles de LDL (colesterol malo).

 

El ajo por ejemplo ayuda a disminuir la presión arterial, sabemos que una presión sanguínea elevada (hipertensión) causa un elevado número de enfermedades cardiovasculares.

 

La piña es otro alimento indicado para mejorar los síntomas de las piernas cansadas, gracias a sus propiedades antiinflamatorias y diuréticas.

 

Actividad física para mejorar el retorno venoso

 

La actividad física es sin duda uno de tus mejores aliados. Las molestas y antiestéticas varices puede en ocasiones llevarnos al sedentarismo, padecer sensación de cansancio y fatiga o dolor en las extremidades, entre otras dolencias.

 

Por ello es muy importante que realices algún tipo deporte para fortalecer la musculatura de las piernas y favorecer así el retorno venoso. 

 

La práctica de ciertos deportes puede ser beneficioso para tus piernas con varices. Especialmente aquellos que favorezcan el retorno venoso. Dentro de este grupo de actividades destaca la natación, así como los deportes de bicicleta como spinning, mountain bike, etc…

 

La marcha y el senderismo al aire libre son también unas magníficas opciones. La práctica del yoga o pilates ayudará a estimular la circulación sanguínea de tus piernas.

 

 


 


Comparte
Tienda Online