Comparte

En los últimos años se ha hablado mucho sobre los llamados «superalimentos» tanto en el ámbito nutricional como en el dietético. La Moringa es sin duda un superalimento no muy conocido en nuestro país, pero que contiene muchos beneficios para la salud.

«Superalimento», la Moringa

La Moringa es un árbol procedente del sur de Asia, de sus hojas se extrae en forma de extracto en polvo todas sus propiedades tanto a nivel nutricional como vitaminas, minerales, aminoácidos y ácidos grasos saludables como a nivel medicinal.

Los beneficios de la moringa son muy reconocidos en el tratamiento y prevención de multitud de dolencias relacionadas con el sistema respiratorio como el asma o los dolores en las articulaciones, entre otros muchas afecciones.

En este artículo trataremos de descubrir las ventajas y beneficios de consumir hojas en polvo de moringa de forma regular y su relación en la mejoría de las distintas patologías como la hipertensión, la diabetes o el colesterol.

La moringa está considerada como una excelente aliada en el ámbito del rendimiento deportivo. Sus cualidades nutricionales hacen de esta planta un auténtico complemento de origen natural que mejora y aumenta los resultados deportivos de forma saludable.

Beneficios de la Moringa en cápsulas

En primer lugar hay que destacar de la moringa oleifera aporta una gran cantidad de nutrientes de sus hojas secas a nuestra salud. Su alta concentración de nutrientes 100% naturales le convierten en un auténtico “superalimento”.

Destaca su elevada concentración de minerales como el calcio, potasio, hierro y zinc mucho mayores que otros productos tradicionales como los plátanos, naranjas, espinacas y yogures.

También destaca de la moringa su alto contenido en antioxidantes como la vitamina A y vitamina C gracias a sus carotenoides, flavonoides y fenoles que actúan contra los síntomas del envejecimiento prematuro protegiendo nuestras células del ataque de los radicales libres.

Su contenido en proteínas es el doble que por ejemplo la leche de vaca, y sus ácidos grasos esenciales Omega 9 mejoran nuestra salud vascular regulando los niveles triglicéridos en sangre.

A nivel medicinal el estrato seco de hojas de moringa nos aporta infinidad de antioxidantes que nos ayudan a mejorar y reducir los síntomas del envejecimiento y deterioro físico propios de la oxidación de las células por parte de los radicales libres.

También existen estudios que podrían demostrar que el consumo de la moringa regula los niveles de glucosa en sangre, así como los niveles de colesterol malo LDL en sangre gracias a su contenido en ácidos grasos esenciales.

La moringa actúa como un excelente antiinflamatorio gracias a su composición en flavonoides y ácidos esenciales tanto en episodios de artritis como traumatismos. Sus hojas ayudan a reducir la toxicidad de algunos elementos como el arsénico gracias a su propiedad depurativa y diurética.

A nivel terapéutico hacen de la moringa un complemento muy beneficioso para la salud y el deporte. Ciertamente el consumo de esta planta de forma regular mejora nuestra calidad de vida, además de adoptar buenos hábitos de vida saludable como realizar ejercicio físico y cuidar nuestra alimentación.

Precisamente su gran aporte nutricional es ideal para deportistas ya que aporta muchos nutrientes esenciales perdidos durante la práctica deportiva, ayudando así a la recuperación y reducción de los síntomas de la fatiga, actuando como un excelente energizante y protegiéndonos de la oxidación.



Comparte
Tienda Online