Comparte

El té verde es una excelente bebida con propiedades antioxidantes y adelgazantes. Su consumo de forma habitual nos ayuda a mejorar nuestra salud tanto física como mentalmente. Por ello es una de las bebidas más consumidas en el mundo por detrás del agua.

Propiedades naturales del té verde

Las hojas de té verde son originarias de la zona oriental de Asia (China, Japón, la isla de Java, Ceilán, India). Su cultivo se hace extensivo en zonas tropicales y subtropicales del globo. Hoy en día es la bebida más consumida del planeta por detrás del agua.

La utilización de la bebida de té verde se remonta desde la edad más lejana de la antigüedad en el extremo Oriente. El té se extendió por Europa en el siglo XVII. En la actualidad se ha convertido en una bebida muy popular, incluso su consumo supera a la del café.

El té verde y sus propiedades se obtienen del secado de sus hojas al Sol durante unas dos horas o mediante un proceso de torrefacción. La forma de preparar el té también tiene su importancia y dependerá del tiempo de reposo de la infusión, cambiando su aroma y composición.

» Conocida también como la bebida de la eterna juventud. Sus propiedades y beneficios para nuestra salud son muy apreciados y reconocidos. Su consumo regular ayuda a mejorar nuestro estado tanto físico como mental.»

Las hojas de color verde oscuro contienen antioxidantes de origen natural que nos ayudan a combatir los ataques de los radicales libres. Su alto contenido en flavonoides, taninos y catequinas ayudan a reducir los síntomas del envejecimiento celular.

El té verde contiene alcaloides como la teína. Esta sustancia natural nos ayuda a estimular nuestro sistema nervioso central, fortaleciendo la memoria y la concentración. Además contiene propiedades que mejoran nuestro sistema cardiovascular a nivel circulatorio, disminuyendo los niveles de colesterol malo.

También se le reconocen propiedades adelgazantes gracias al efecto termogénico en la metabolización de las grasas. Sin olvidarnos que es ligeramente astringente muy adecuado en procesos diarreicos. Actúa como un excelente hepatoprotector y previene la caries.

Su propiedad antiinflamatoria ayuda a reducir los síntomas de la artritis y sin olvidarnos que cuida y fortalece nuestra densidad ósea. El té verde también interviene en la estimulación del sistema inmune y su consumo regular ayuda a reducir los niveles de glucosa en sangre.

Diferentes aromas y variedades de té

Como puedes observar el té y sus diferentes variedades están dentro de las consideradas plantas medicinales. Sus propiedades y beneficios para nuestra salud son innumerables. Cada tipo de té contiene unas características y aromas que los hacen diferentes y específicos. A continuación vamos a repasar los más conocidos:

El té rojo o también llamado té Pu-Erh, es un té originario de la china de doble fermentación que sufre en su elaboración la oxidación de una enzima. Su color cobrizo y aroma son diferentes en función del tiempo de su fermentación. Recomendado por los especialistas en dietas depurativas y adelgazamiento. Ayuda a regular los niveles de colesterol en sangre y refuerza las defensas.

El té blanco es de aroma más delicado y exquisito. Esto se debe a la utilización de las yemas y hojas más jóvenes. Obteniendo un suave y agradable sabor de color blanco-plateado. El té blanco destaca por sus propiedades protectoras del sistema cardiovascular y su alto contenido en antioxidantes.

Por último el té negro, es el té que mayor nivel de oxidación. Por ello su aroma es más intenso y su color pasa a ser ámbar. Es uno de los tés más demandados en occidente. Contiene numerosas ventajas para nuestra salud, reduce los niveles de estrés, mejorando la memoria y la concentración. Activa el sistema circulatorio y estimula el metabolismo de los lípidos.


Comparte
Tienda Online