Comparte

 ¿Tienes dolencias localizadas justo debajo del hueso de la rodilla? En esta zona se sitúa el tendón rotuliano. Este tendón se encarga de la extensión de la rodilla. Una lesión de esta estructura como una tendinitis rotuliana, puede afectar seriamente a tu vida diaria.

 

 

 

 

Causas de una tendinitis rotuliana

 

La tendinitis rotuliana es una inflamación del tendón del musculo articular inferior de la rodilla. Este tipo de lesiones son muy comunes en deportistas tanto en profesionales como en practicantes. La función primordial del tendón rotuliano es la extensión de la rodilla cuando contraemos el músculo del cuádriceps. Cuando ese tendón esta dañado o sufre una inflamación, pierde su soporte y se vuelve más rígido, impidiendo realizar movimientos cotidianos.

 

Una de las causas de la inflamación de este tendón se debe a la carga continuada de trabajo (microtraumatismos de repetición) de debe soportar. Deportes de saltos o carreras son los más frecuentes a sufrir este tipo de dolencias. De hecho se le denomina también «rodilla del saltador», ya que debe soportar gran parte del peso corporal en muchas disciplinas deportivas sobre todo las de impacto.

 

» Una vez diagnosticado la inflamación del tendón inferior de la rótula, debemos establecer que grado de lesión tiene para realizar mejor su tratamiento.»

 

Los síntomas que produce la tendinitis rotuliana además de la inflamación del tendón, es la rigidez de la articulación. Esta incapacidad para realizar ciertos movimientos cotidianos como sentarse, arrodillarse o poderse de pie son en muchas ocasiones dolorosos e incapacitantes. También podemos sufrir debilidad en la pierna e incluso perdida del equilibrio.

 

 

 

 

¿Cómo se realiza el diagnóstico y el tratamiento de la tendinitis rotuliana?

 

El diagnóstico clínico de la tendinitis rotuliana se puede realizar con un simple examen físico con la palpación en la zona de la lesión para averiguar su sufrimos una tendinopatía rotuliana. También podemos confirmar esta inflamación crónica realizando una ecografía o una resonancia magnética en un centro especializado.

 

Una vez tengamos la confirmación de dicha lesión, debemos acudir a nuestro especialista para iniciar su tratamiento. Por lo general su tratamiento será conservador, con sesiones de fisioterapia tres olivos, rehabilitación adaptativa con fortalecimiento del cuádriceps y estiramientos, y incluso alternar periodos de inmovilización o reducir la actividad deportiva.

 

 

» El mejor tratamiento para evitar una lesión deportiva es la prevención. Por ello debemos previamente ponernos en forma para hacer deporte, y no al revés.»

 

 

Durante este periodo de tratamiento conservador se debe reducir la carga de actividad física, evitando especialmente la realización de carrera y saltos. También demos aplicar una bolsa de gel frío/hielo sobre la rótula afectada para reducir la inflamación y el dolor. La ingesta de antiinflamatorios también esta indicada si el dolor persiste. El tiempo se recuperación se establece entre 3 o 4 semanas según el grado de inflamación.

 

En casos más graves donde el tratamiento conservador no logra resultados, se plantea la opción de un tratamiento de tipo quirúrgico. El especialista en traumatología del deporte es la persona más adecuada en estudiar la tendinopatía rotuliana. Tras la operación el tiempo de recuperación es muy lento (2/3 meses) y requiere de rehabilitación específica.

 

 

 

 

Readaptación deportiva

 

La readaptación deportiva busca la prevención, recuperación y la preparación del deportista en la vuelta a la práctica del ejercicio físico con total seguridad. Tras el trabajo del fisioterapeuta es muy importante que tu readaptación a la práctica deportiva sea pausada y controlada en todo momento por un especialista.

 

La prevención de la tendinitis rotuliana pasa en primer lugar por adecuar el calzado a la actividad física. Una buena amortiguación del calzado es esencial para mitigar el impacto contra el suelo. El calentamiento o estiramientos son muy importantes tanto al inicio de la actividad deportiva como a la finalización de esta. Los estiramientos de los músculos del cuádriceps y de la parte inferior de la piernas son casi de obligado cumplimiento

 

El peso y la edad deben ir ligados a la carga de trabajo. Si sufrimos sobrepeso tendremos que adaptar los ejercicios a medida que disminuyamos esos kilos de más. Siempre debemos parar la actividad cuando sintamos molestias o dolor. Evita inicialmente ejercicios de carguen en exceso el tendón rotuliano.

 

Los ejercicios excéntricos y el fortalecimiento del músculo del cuádriceps son fundamentales y de gran utilidad para prevenir lesiones futuras. El perfeccionamiento de tu técnica te ayudará a utilizar tu cuerpo de forma correcta y más integra. Puedes encontrar asesoramiento o tomar clases por instructores profesionales.

 

 


 


Comparte
Tienda Online