Comparte

En épocas de sobreactividad física y mental como carga de exámenes, trabajo, actividad física, cambios estacionales, entre otros, podemos sufrir carencias de vitaminas y minerales. En ocasiones nos sentimos cansados, fatigados o faltos de energía. Los complejos vitamínicos están elaborados para complementar el déficit nutricional y combatir estos síntomas. 

 

 

Vitaminas y minerales | En estados de fatiga y cansancio

 

Las vitaminas representan elementos nutritivos esenciales para la vida. Los organismos animales, entre ellos el del ser humano, pueden sufrir algún tipo de desequilibrio si aparece una carencia de alguna vitamina. El consumo adecuado de vitaminas y minerales es fundamental para tener una perfecta salud y para prevenir de muchas enfermedades.

 

Una mala y desequilibrada alimentación pueden acarrear carencias nutricionales. Por ello es fundamental garantizar el aporte idóneo de vitaminas y minerales diario para evitar desequilibrios en el organismo que a la postre puedan derivar en enfermedades. Las vitaminas son imprescindibles para el organismo y sin ellas no se podrían realizar los numerosos procesos metabólicos de se producen en nuestro cuerpo.

 

« Las vitaminas y los minerales no aportan energía, pero son imprescindibles para que el organismo metabolice los demás nutrientes que se asimilan con la ingesta de alimentos, como proteínas, hidratos de carbono, fibra y ácidos grasos.«

 

Las vitaminas dentro del organismo se trasforman en coenzimas. Estas sustancias intervienen en las reacciones químicas que garantizan la vida, trasfiriendo a todas las células del organismo la energía proveniente de los alimentos. Las vitaminas se asimilan con los alimentos, pero la vitamina D se sintetiza por sí sola por el organismo.

 

El actual estilo de vida moderno y los malos hábitos, hacen que podamos sufrir estados carenciales de vitaminas y minerales. Estas situaciones pueden provocar cansancio, fatiga, decaimiento o enfermedades carenciales. Por ello es aconsejable mejorar nuestra alimentación, así como la complementación de complejos vitaminas herbolario para suplir esas carencias.

 

Vitaminas NaturTierra

 

 

Tipos de Vitaminas | Liposolubles e Hidrosolubles

 

Existen dos tipos de vitaminas, las liposolubles (A, D, E Y K) que se disuelven en grasas y las hidrosolubles (C y B) que lo hacen en agua. La dosis diaria necesaria de estos micronutrientes es muy reducida y se mide en miligramos o incluso en algunas vitaminas en microgramos. En una alimentación sana y equilibrada garantiza el aporte adecuado de vitaminas y minerales. No obstante, podemos padecer alguna deficiencia de estos nutrientes debido al abuso de alimentos ultra procesados, la utilización de abonos químicos en la agricultura, el abuso de conservantes y aditivos o incluso de la excesiva cocción de los alimentos.

 

No todas las personas necesitan la misma cantidad de vitaminas y minerales. El estilo de vida, hábitos alimenticios, peso, sexo e incluso la edad pueden influir en estos valores. Por ello la dosis diaria recomendada (VRN) esta establecida por organismos oficiales para no padecer carencias graves. Un exceso de vitaminas hidrosolubles no produce toxicidad y son expulsadas a través de la orina. Pero las liposolubles pueden ser perjudiciales en exceso.

 

Los complementos alimenticios a base de vitaminas y minerales están desarrollados para suplir el déficit que no haya sido capaz de resolver la nutrición alimenticia. Siempre la dosis y duración debe ser controlada por un especialista en nutrición. Estos complementos de vitaminas y minerales suelen presentarse en formato de cápsulas, comprimidos, perlas y viales.

 

 

Funciones esenciales de las vitaminas

 

La vitamina A (retinol) desempeña una función primordial en la vista y en concreto con la visión crepuscular y nocturna. Interviene en el crecimiento y mantenimiento de los sentidos. Los betacarotenos actúan como precursores de la vitamina A, ejerciendo una fuerte acción antioxidante frente a los radicales libres. Además ayuda a preservar la salud de las mucosas gastrointestinales.

 

Las vitaminas del grupo B esta compuesta por 8 micronutrientes con unas características y funciones muy específicas, relacionadas con el sistema inmunitario y nervioso

.

  • La vitamina B1 (tiamina) es necesaria para transformar los hidratos de carbono en glucosa. Interviene en la transmisión de los impulsos nerviosos. Favorece la digestión y reduce la fatiga y los calambres musculares.

 

  • La vitamina B2 (riboflavina) actúa en el organismo como una coenzima que impulsa la obtención de energía a partir de las grasas, los carbohidratos y las proteínas. Interviene en el crecimiento y la musculatura. Imprescindibles en el desarrollo y cuidado de la piel y uñas.

 

  • La vitamina B3 (niacina) permite la síntesis de las proteínas, las grasas y los carbohidratos. Interviene en el transporte de oxígeno y la respiración celular. Regula el sistema nervioso y estimula las secreciones digestivas. Favorece la circulación sanguínea y posee un efecto desintoxicante.

 

  • La vitamina B5 (ácido pantoténico) es imprescindible para el buen funcionamiento de la glándula suprarrenal e interviene en la transformación de energía a partir de los nutrientes. Efecto desintoxicante, aporta vitalidad y ayuda a la cicatrización. Interviene en el metabolismo de las proteínas y grasas como el colesterol y triglicéridos. Fortalece el sistema inmunitario.

 

  • La vitamina B6 (piridoxina) estimula la síntesis de los aminoácidos, ácidos grasos insaturados, colesterol e hidratos de carbono. Equilibra y regula el funcionamiento las células nerviosas. Incrementa la resistencia muscular y sirve de apoyo en trastornos depresivos.

 

  • La vitamina B8 (biotina) interviene en las reacciones de la oxidación de los ácidos grasos y carbohidratos. Evita la hipersensibilidad de las extremidades, previene la caída del cabello y muy útil en caso de insuficiencia hepática.

 

  • La vitamina B9 (ácido fólico) actúa en conjunción con las vitaminas B12 y C. Interviene en la síntesis de los ácidos nucleicos (ADN y ARN). Se relaciona con la formación de glóbulos rojos y anticuerpos. Muy útil en etapas de crecimiento.

 

  • La vitamina B12 (cobalamina) interviene  en la síntesis de las proteínas y ácidos grasos. Esencial para el buen funcionamiento de las células. Ayuda a la formación de la hemoglobina e interviene en el transporte de oxigeno. Favorece el crecimiento y regeneración de tejidos. Favorece la memoria y la concentración.

 

La vitamina C (ácido ascórbico) es un nutriente indispensable para la salud. Resulta esencial para la síntesis de colágeno y la carnitina. Purifica y limpia la sangre. Aporta vitalidad y refuerza el sistema inmunológico. También ejerce una acción antioxidante frente al ataque de los radicales libres.

 

La vitamina D (calciferol) aumenta la absorción y asimilación del calcio y el fósforo. Fundamental en el crecimiento y fortalecimiento de los huesos. Regula la tiroides y la paratiroides. Es muy útil para personas con poca exposición a la luz solar.

 

La vitamina E (tocoferol) actúa como un poderoso antioxidante frente al envejecimiento celular. Favorece la fecundidad y la reproducción. Interviene en el tratamiento de dolencias dermatológicas. evita la degeneración muscular, hepática y nerviosa.

 

La vitamina K (quinona) es esencial en la coagulación sanguínea al aumentar los niveles de protrombina. Previene de hemorragias y favorece la buena absorción de los nutrientes evitando trastornos digestivos. Tiene un efecto hepaprotector.

 


 


Comparte
Tienda Online